Aprende composición fotográfica: la línea

Escrito por 4 Permalink

Seguimos con las entradas pensadas para mejorar la composición de tus fotografías, después de la dedicada al punto de hace unas semanas.

Allí te contaba que un punto es cualquier elemento que destaque del entorno que lo rodea y que su posición dentro de una imagen condiciona la lectura que hacemos de ella.

Aprende composición fotográfica: ejemplo de líneas diagonales.

Pues bien, hoy vamos a explorar el siguiente elemento visual en orden de complejidad, uno del que disponemos en prácticamente todos los espacios pero sobre todo en entornos artificiales como las calles de nuestras ciudades y pueblos.

Las líneas pueden jugar un papel determinante en cómo funcionan nuestras imágenes, y son uno de los elementos más sencillos de integrar cuando hacemos Fotografía de calle.

Pero claro, antes necesitamos saber qué podemos lograr con ellas.

Las líneas implican direccionalidad

Un punto se lee de un vistazo para inmediatamente después ser situado dentro del contexto que lo rodea. Dado que es un elemento que destaca del espacio que tiene alrededor, la comparación con éste lo dota de sentido y puede cambiar la interpretación de la imagen.

Por el contrario una línea se lee siguiendo una dirección; cuando nuestros ojos encuentran una línea en una fotografía (o en una pintura) tienden a pegarse a ella como si fuese un imán visual para recorrerla hasta que se acaba o aparece algo más interesante.

Eso significa que una línea puede convertirse en un gran recurso para lograr que el lector de nuestras fotos las recorra de un lado a otro o de arriba abajo. Pero no sólo eso, como vamos a ver.

Líneas explícitas e implícitas

En el fondo una línea no es otra cosa que una sucesión de puntos tan próximos entre sí que forman una unidad que visualmente funciona por sí misma.

Al recorrer una línea con la vista en realidad estamos pasando de un punto a otro, es ese movimiento de desplazamiento lo que hace aparecer la sensación de direccionalidad de la que te hablaba arriba.

En realidad lo anterior no es completamente cierto porque hay dos tipos de líneas: las que están compuestas de puntos y las que se componen de… nada. Déjame explicarme.

  • Las líneas explícitas son aquellas que podemos ver físicamente en una fotografía: una carretera, el borde de una fachada, una farola, un cable recortado contra el cielo…
  • Las líneas implícitas son las que están ahí e imprimen dirección a la foto aunque no las podamos ver. Lo vemos con un ejemplo.

Líneas implícitas, un ejemplo

Imagina un retrato de alguien mirando directamente a cámara con la cabeza perfectamente centrada en un encuadre horizontal y creando una imagen simétrica.

Ahora supón que mueves la cámara hacia la izquierda dejando más espacio en ese lado y que pides al retratado que mire en esa dirección. Clic.

Tienes un retrato de alguien que mira hacia la izquierda, lo que hace que aparezca una línea en la dirección de su mirada. Esa línea no se puede ver pero está ahí; es una línea implícita.

Ambos tipos de líneas condicionan cómo se leen nuestras imágenes, la única diferencia es que las implícitas consiguen el mismo efecto de una manera más sutil.

Aprende composición fotográfica: ejemplo de línea implícita.

Una línea implícita sigue la mirada de los dos hombres.

Líneas horizontales, verticales, diagonales y curvas

No voy a entretenerme demasiado en la clásica explicación de las líneas en función de su forma y su orientación. Pero qué menos que detenernos en lo básico…

Las líneas horizontales por lo general transmiten estabilidad, calma y reposo. Probablemente eso tiene que ver con que nuestro campo visual es también horizontal y con que llevamos a cabo nuestras vidas en planos perfectamente horizontales (cuando estamos en una superficie no horizontal casi siempre vamos de camino hacia una).

Aprende composición fotográfica: ejemplo de líneas horizontales.

Una imagen horizontal dominada por líneas horizontales.

Una imagen compuesta eminentemente por líneas horizontales es una imagen hasta cierto punto previsible, donde todo está más o menos como esperamos verlo.

Las líneas verticales, por contraste con las anteriores, implican movimiento de arriba a abajo (o al contrario). Como si fuese una caída (o un ascenso), justo lo opuesto a la estabilidad y a la calma. Por eso las verticales son eminentemente dinámicas, en oposición a las horizontales.

Aprende composición fotográfica: ejemplo de línea vertical.

El cuerpo de la mujer crea una línea vertical en el sentido de su movimiento.

Justo en medio están las diagonales, que generan más sensación de inestabilidad que cualquiera de las anteriores porque en cierta forma se interpretan como una situación transitoria, no permanente, que puede cambiar en cualquier momento.

Una línea diagonal que recorre el encuadre es una invitación a desplazar la vista a lo largo de toda la imagen y dota a la lectura de esta de dinamismo, fuerza o incluso tensión (también sirven para generar sensación de profundidad, como vimos aquí).

Aprende composición fotográfica: ejemplo de línea diagonal.

Una diagonal recorre toda la imagen e invita a seguirla.

Las líneas curvas nos recuerdan a la naturaleza y también pueden ser una invitación a recorrer el encuadre, y una pista para crear sensación de profundidad cuando van de delante a atrás o viceversa. Si tienen forma de “S” son especialmente efectivas al sugerir una ruta de exploración de nuestras imágenes.

Aprende composición fotográfica: ejemplo de línea curva.

La línea curva lleva nuestra vista de un lado a otro de la escena.

Líneas y encuadre

No pierdas nunca de vista que tus fotografías están contenidas entre líneas verticales y horizontales. Eso significa que quien las ve tiene una referencia inmediata para comparar con los bordes del encuadre cualquier línea que caiga dentro de él.

Dicho de otra forma, si introduces horizontales o verticales en tu composición, el lector tiene muy fácil comprobar si en efecto son como pretendías.

Si una línea que se espera perfectamente horizontal no lo es (y las líneas horizontales de la parte superior e inferior de la imagen hacen muy sencillo comprobarlo) se va a interpretar como un error. Con las verticales sucede exactamente lo mismo. Y un error supone una distracción, aunque el resto de la imagen funcione.

Ahí va mi consejo: asegúrate de que no parezca accidental. Puedes hacerlo de dos maneras: clavando exactamente las horizontales y/o las verticales (tomándote un poco más de tiempo en el momento de la toma o al revelar la imagen frente al ordenador) o inclínalas tanto que nadie se detenga a valorar si están perfectamente alineadas con el encuadre y se fije en todo lo demás.

Esperamos encontrarnos algo

No sé si te sucede lo mismo, pero en mi caso una de las experiencias más frustrantes cuando veo una Fotografía de calle es la de seguir una línea con la expectativa de encontrar algo interesante en algún punto (o al final) del recorrido y no toparme con nada.

Aprende composición fotográfica: líneas y centro de interés.

Las líneas de la fotografía nos llevan a una forma reconocible.

Si la geometría es lo más relevante de la composición o si se busca un efecto puramente estético puedo entenderlo, pero en ese caso la forma tiene que tener un peso muy importante o de lo contrario siempre tenderé a esperar que mi “viaje” a lo largo de la línea me lleve a algún sitio. Por eso no puedo evitar una cierta sensación de decepción cuando las líneas no llevan a ninguna parte (en gallego diríamos “a ningures”).

Si te pasa algo parecido, recuerda esconder algún tipo de sorpresa al final de las líneas que vemos en tus imágenes.

En definitiva

Al contrario que en el caso del punto, que es un elemento aislado que se lee y se sitúa de forma inmediata, las líneas imprimen un sentido de lectura a nuestras fotografías porque tendemos a seguirlas para explorar la escena.

Pero no solo eso, porque en función del tipo de línea que decidas meter en el encuadre y sabiendo las sensaciones que puedes generar con ellas, puedes cambiar por completo la experiencia de quien ve tus imágenes.

QUIERES SEGUIR APRENDIENDO?

  • SANTIAGO DE COMPOSTELA, 01/09/2018: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto”. INSCRIPCIÓN ABIERTA: 89€.
  • SANTIAGO DE COMPOSTELA, 02/09/2018: Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía Una Historia”. INSCRIPCIÓN ABIERTA: 89€ (precio especial en caso de asistir a ambos talleres del fin de semana).
  • MADRID, 15 Y 16/09/2018: 22º Taller “Fotografía la Ciudad”. 16 HORAS: teoría, práctica y análisis de tus imágenes. INSCRIPCIÓN ABIERTA: 180€ (precio reducido para inscripciones anticipadas).
  • SAN PETERSBURGO, 28 A 30/09/2018: 23º Taller “Fotografía la Ciudad” (INSCRIPCIÓN ABIERTA). Contrata sólo el taller (250€) o también viaje y/o alojamiento. Precio de viaje y alojamiento en hotel con desayuno, salida desde Madrid: 440€ (actualizado a fecha 28/06/2018, puede variar con el paso de las semanas).
  • VITORIA, 6 Y 7/10/2018: 24º Taller “Fotografía la Ciudad”. 16 HORAS: teoría, práctica y análisis de tus imágenes. En colaboración con Fotogasteiz (contacta con ellos para solicitar inforación e inscribirte).
  • LISBOA, 20 Y 21/10/2018: 25º Taller “Fotografía la Ciudad”. 16 HORAS: teoría, práctica y análisis de tus imágenes. INSCRIPCIÓN ABIERTA: 180€ (precio reducido para inscripciones anticipadas).
  • BARCELONA, 17 Y 18/11/2018: 26º Taller “Fotografía la Ciudad”. 16 HORAS: teoría, práctica y análisis de tus imágenes. INSCRIPCIÓN ABIERTA: 180€ (precio reducido para inscripciones anticipadas).

Envíame un correo electrónico para ampliar los detalles o para reservar tu plaza (están limitadas a un pequeño grupo en cada fecha).



4 Comments
  • Lion 2Lion
    enero 12, 2018

    excelente muy bien explicado!!!!

  • juam
    enero 14, 2018

    Muy bien explicado muchas gracias por dedicarle tanto tiempo maestro

    • Jota Barros
      enero 15, 2018

      Muchas gracias a ti por leerme Juan. :)
      Saludos.

      Jota.

Cuéntame, qué piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por JOSE MIGUEL BARROS DOMINGUEZ (RUBIXEPHOTO) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DREAMHOST (proveedor de hosting de RUBIXEPHOTO) fuera de la UE en EEUU. DREAMHOST no está acogido al convenio de seguridad entre UE y EEUU (Privacy Shield), por lo que no garantiza unos niveles de seguridad adecuados en la transferencia internacional de tus datos. Al cumplimentar este formulario consientes expresamente dicha transferencia internacional de datos.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en jota@rubixephoto.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web así como consultar mi Política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.