Mi primer carrete de Fotografía analógica (en muchos años), I

Escrito por 12 Permalink

Esa preciosa Yashica FX-3 de la imagen es la primera cámara de Fotografía analógica que recuerdo haber visto en casa de mis padres. Ellos me cuentan que antes hubo otra máquina que sospechosamente dejó de funcionar en mis manos; te prometo que no me acuerdo y además probablemente tenía alguna coartada que me exculpa…

Fotografía de una cámara analógica: Yashica FX-3 Super 2000.

El caso es que después llegó la Yashica, que debió acompañarnos durante un buen montón de años hasta que alguna parte en su interior dijo “basta” (curiosamente, y a pesar de mis antecedentes, no fui acusado formalmente de esto). Tras un presupuesto de reparación bastante elevado de por medio tuvo que hacerse a un lado para que su lugar fuese ocupado por una Canon EOS 500N, mucho más moderna y ya dotada de prestaciones de las que aquella carecía (autofocus, arrastre de película y rebobinando automáticos, ayudas en pantalla, bracketing…). Esta Canon fue la cámara que me acompañó durante mis primeras salidas fotográficas, en las que además llevaba una libreta para apuntar los valores de disparo, con la esperanza de comprobar por mí mismo cómo afectaba el triángulo de exposición y el resto de conceptos que había estudiado en los libros de la biblioteca. Después llegaron la universidad y los primeros trabajos, para cuando retomé la Fotografía ya me había convertido en 100% digital.

Así que la bella Yashica acabó sus días en la balda de un armario, acompañada de su 50mm f/1.9. Hace unas semanas se la pedí a mi padre y la hice llegar a Tecnifoto, un servicio técnico que más de una persona me había recomendado a través de la cuenta de Facebook del blog cuando pedí ayuda para encontrar un lugar de garantía. En menos de una semana, tras una llamada para aceptar el presupuesto y una atención exquisita, la cámara estaba de nuevo en casa y en perfecto estado; el trabajo no se limitó a la reparación, por el mismo precio se incluyó además la reposición de una pieza funcional pero estéticamente dañada y la limpieza de la máquina. Cuando abrí la caja tuve la sensación de que la máquina nunca había sido usada antes.

Ya no había vuelta atrás. Tocaba comprar película y volver a aprender. O mejor dicho, desaprender.

Consciente de que no iba a conseguir resultados destacables a corto plazo no me compliqué demasiado a la hora de escoger la película: recordé que en una entrevista a Jeff Mermelstein había leído que emplea casi exclusivamente Fuji Superia y compré un estuche con tres rollos de 36 exposiciones (ISO 200).

Primeros (y torpes) pasos

Lo siguiente fue cargar la película en la cámara. No recordaba haberlo hecho nunca en la Yashica (seguramente era mi padre quien se encargaba siempre de esa parte), pero sí que con la Canon era tremendamente sencillo: bastaba con poner el carrete en el compartimento de la izquierda, tirar de la película hasta colocarla sobre una marca y cerrar la puerta de la cámara, el motor comenzaba inmediatamente a funcionar y hacía el resto. Localicé el manual de la cámara en internet y busqué las instrucciones de carga, olvida los manuales modernos llenos de dibujos y esquemas, con decenas (y a veces centenas) de páginas, antes eran algo mucho más parecidos a un prospecto.

Me fui con la cámara al baño (espera, puedo explicarlo: allí no hay ventanas y siempre es mejor manejar las películas en lugares de luz tenue) y, tras leer tres veces más las instrucciones me puse manos a la obra: sacar el carrete del tubo plástico, abrir la tapa trasera de la cámara, levantar el mando de rebobinado, colocar el cartucho en el compartimento de la izquierda (bajo la palanca que acababa de levantar), bajar el mando de rebobinado, tirar de la película hasta alcanzar la zona de la palanca de arrastre, introducir el extremo en la ranura, accionar la palanca de avance mientras compruebo que los dientes coinciden justo en las perforaciones de la película, cerrar la tapa trasera, tensar ligeramente la película girando hacia atrás el mando de rebobinado, accionar por completo la palanca de avance. Pulsar el botón de disparo a fondo. Cargar. Y así hasta que el indicador muestra un “1”.

Aunque hacía tiempo que no me sentía tan torpe no había sido para tanto. Al fin estaba preparado para salir a la calle y trabajar de una manera completamente distinta a lo que había venido haciendo todos estos años; estaba deseando comprobar por mí mismo cómo cambia la experiencia cuando fotografías con película, había pasado tanto tiempo y había hecho tantas fotografías en digital desde entonces que tenía la sensación de no recordar nada en absoluto.

Me calcé, cogí la Yashica, me la colgué del hombro y salí con ella a la calle. Y muy pronto te contaré la experiencia con todo lujo de detalles…

¿QUIERES SEGUIR APRENDIENDO FOTOGRAFÍA?

Si te gusta la Fotografía, si quieres crecer como fotógrafo y compartir experiencias con otros apasionados únete a uno de mis cursos. Es tu oportunidad de profundizar en todos los pasos del proceso fotográfico: técnica, composición, edición y procesado de imágenes en tu ordenador. Todos los talleres incluyen el análisis de tus propias imágenes para que aprendas con y de ellas.

Convocatorias abiertas (envíame un correo para ampliar información o reservar tu plaza, son limitadas):

  • VALENCIA, 20/05/2017: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto”.
  • VALENCIA, 21/05/2017: Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía Una Historia”.
  • MADRID, 27/05/2017: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto”.
  • MADRID, 28/05/2017: Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía Una Historia”.
  • OURENSE, 3 y 4/06/2017: “Fotografía la Ciudad” (Precio especial hasta 15/05).
  • LONDRES, 9, 10 y 11/06/2017:  “Fotografía la Ciudad” (ÚLTIMAS PLAZAS, amplía información y reserva tu plaza aquí).
  • STGO. COMPOSTELA, 24/06/2017: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto” (NUEVA FECHA).
  • STGO. COMPOSTELA, 25/06/2017: Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía Una Historia” (COMPLETO).
  • OPORTO, 16 Y 17/09/2017: “Fotografía la Ciudad” (Precio especial hasta 31/07).
NO TE PIERDAS NADA!
Únete a los suscriptores del blog para estar al tanto de todos los contenidos y novedades. No te preocupes por el Spam, lo odio tanto como tú…



12 Comments
  • José
    Octubre 9, 2015

    Esa Yashika es preciosa. Yo tengo una vitrina llena de cámaras y no se qué hacer con ellas.
    tengo una Zenit I2 con un objetivo de 50mlm ff 2.8; una Nikon FE2 (preciosa), con un objetivo Micro-Nikkor de 55 mlm. ff 2.8, más otros tres: uno de 24 mlm, ff2.8 otro de 35 ff 2 y un terceo de 85 también ff 2. Todos ellos son unos objetivos fantásticos. Las uso de vez en cuando porque tengo una nikon 7100 que admite, como todas las nikon digitales, cualquier objetivo nikkor aunque no disponga de CPU. También tengo una Nikon 801s que me ha salido buenísima. Creo que es una de las mejores cámaras analógicas que, a nivel de aficionado, ha tenido Nikon. Incluso tengo una de formato medio, una Mamiya 645 de formato medio con dos objetivos: uno de 80 mlm ff2.8 y otro de 150 ff 3.5; más dos chasis: uno de 120 y otro de 220. Incluso tengo una SEAGULL con doble lente de negativo 6×6. Y, por último, tengo una compacta pequeñita que es una monada: La Olympus M (mju) Tiene una lente muy buena. ¿Cuál es mi problema? Que no se que hacer con todo eso. Los seguiré guardando en mi vitrina, por lo menos adornan.
    Es un problema, les tengo mucho cariño y me da pena desprenderme de ellas.
    Así como a ti, muchas veces me dan ganas de comprar algún rollo y salir a hacer fotos con alguna de ellas, pero luego digo: ¿Quién me los va a revelar?
    Suerte en tu aventura con la Yashica

    • Jota Barros
      Octubre 9, 2015

      Hola José.

      Guau, tienes una colección impresionante, ya me gustaría verla en directo, ya… Sobre todo esa de formato medio y la pequeña Olympus, que incluso he pensado en comprar de segunda mano para llevar en el bolsillo. No te deshagas de ellas (y si lo vas a hacer, avísame! ;) ).

      Aún no he revelado el primer carrete, pero lo llevaré a un sitio donde además escanean los negativos. Ya os iré contando la experiencia.

      Gracias por pasarte y comentar, me has dejado con la boca abierta! ;)

      Jota

      • José
        Octubre 13, 2015

        Hola Jota, buenos días. En tu respuesta a mi comentario me decías que te gustaría tener una olimpus miju analógica. He estado mirando en internet l0s precios de segunda mano de éstas cámaras y, la verdad, por lo que valen no merece la pena venderlas.

        Yo entré en tu blog por recomendación de Dani, a quien le considero un buen fotógrafo, y he descubierto tu gran pasión por la fotografía y tu interés por transmitir a otros tus conocimientos, siempre interesantes. Yo estoy seguro de que no voy a usar esta Olympus y, como se que tu la vas a tratar con cariño y la vas a cuidar muy bien, te la regalo, pero con una condición: Que nunca tengas la conciencia de que estás en deuda conmigo. Me envías tu dirección a mi correo electrónico y yo te la envío. Como no tengo pila no puedo comprobar si funciona, pero espero que sí funcione.

        Creo que no lo había comentado nunca, yo soy navarro y vivo en Zizur Mayor, al igual que Dani. Saludos

        • Jota Barros
          Octubre 13, 2015

          Hola José.

          Admito que cuando leí tu comentario lo primero que pensé (además de sorprenderme muy positivamente, para qué te lo voy a negar) fue en rechazar tu amable proposición. Pero después me di cuenta de que sería una falta de respeto que tu generosidad no merece. Voy a aceptar y te prometo que trataré esa Olympus con todo el cariño que me inspira tu gesto.

          Gracias, será un honor tener una cámara que ha sido tuya. Te escribo. :)

          Un abrazo.

          Jota.

  • Javi Diéguez
    Octubre 9, 2015

    Guuau, ese mismo modelo me lo cargué yo en mi casa cuando era un niño. Hoy aún pagaría bastante para poder recuperarla, tendría que tener muy poco uso, mi madre no era gran aficionada a la fotografía. Era un regalo de mi abuelo que le hizo a mi madre cuando se vino de Francia de emigrante. (Imagínate el valor sentimental que tendría para mi). Hoy no se que fue de ella, mucho he buscado y preguntado pero no consigo nada. Ojalá algún día en un rincón olvidado de viejos recuerdos aparezca.
    Saludos Jota.

    • Jota Barros
      Octubre 10, 2015

      Ojalá lo recuperes Javi, verás cómo disfrutas con ella (si la encuentras te recomiendo que la envíes al mismo sitio que lo hice yo) y cómo cambia la experiencia de fotografiar.
      Un abrazo, gracias por comentar, Javi.

      Jota.

  • San
    Octubre 13, 2015

    Me ha encantado leer éste post. Yo tengo varías cámaras analógicas, una es una zenit de mi abuelo que pesa una barbaridad, otra una minidiana con la que apenas me sale nada decente, otra una minolta prestada hace pico y que es un máquina, pero mi preferida es una cosina con un par de objetivos fijos con el diafragma en el propio objetivo, y eso es lo que más me gusta, el sonido del abjetivo cuando muevo el aro de diafragma, ese arrastre de película, espera pacientemente que el exposimetro se ponga en verde…mmmmm es maravilloso, como volver a casa después de un día agotador.

    • Jota Barros
      Octubre 14, 2015

      Hola San. :)

      Me alegra mucho que te haya gustado. Para mí, la vuelta al analógico significa volver mucho tiempo atrás, y realmente lo estoy disfrutando. Sólo tengo esa Yashica (y una Olympus que viene en camino, un regalo que acepto con gusto). Pronto os iré poniendo resultados y compartiendo experiencias aquí.

      Gracias por aportar!

      Jota.

  • Piesucios
    Octubre 20, 2015

    Qué bueno que te reencuentres con la fotografía analógica! Yo la manejo más (que no mejor) la fotografía analógica que la fotografía digital. De las 11 cámaras que tengo, solo 2 son digitales. La pena es que no encuentro ni un laboratorio fotográfico decente que no me estropee los negativos, por ejemplo, cortándolos cuando les pido expresamente que no lo haga. Estoy muy frustrada con eso. La última vez me gasté más de 100€ y los envié a Valencia (a un laboratorio de reconocida fama) y ni por ahí. Por ello estoy pensando seriamente en aprender a revelar. Sé que no es rentable a gran escala, pero para los cuatro o cinco carretes que tiro al año, puede merecer la pena, aparte de la satisfacción personal que me supondría. Ahora “solo” me queda encontrar a quién me enseñe… ¡menuda tarea! Si supieras de algo, por favor, ¡avísame!

    • Jota Barros
      Octubre 21, 2015

      Hola!

      Gracias por pasarte y comentar. :) Creo que más que un reencuentro va a ser un descubrimiento en toda regla; cuando hice fotos con carrete no era consciente del proceso como puedo serlo ahora…

      Mi primer carrete aún está en proceso (el tempo de la fotografía analógica es claramente otro y es una de las cosas que más me están gustando de ella), pero cuando acabe lo dejaré en una pequeña tienda de Ourense donde revelan y escanean si quieres los negativos, aunque no lo he hecho antes, tengo buenas referencias, si todo va bien comentaré la experiencia por aquí. :)

      En cuanto a enseñarte el proceso de revelado, me temo que se me queda lejos: ni siquiera he empezado a planteármelo, pero si descubro algún recurso o a alguien te lo haré saber.

      Es un placer contar con tu visita y tus palabras por aquí. Saludos!

      Jota.

  • Benito
    Octubre 30, 2015

    Hola Jota, me alegro de que añadas la fotografía analógica a tus costumbres fotográficas, comentarte que cuando lleves el carrete a revelar puedes pedir “solo revelado” sin copias en 10×15 por ejemplo, aunque en ese caso no se si te darán copias escaneadas…
    Ahora solo hace falta que te animes a tirar algún rollo b/n y que lo reveles en casa, saludos.

    • Jota Barros
      Octubre 30, 2015

      Hola Bieito. Cómo vas?

      Voy a pedir que me los revelen y digitalicen, al menos para probar las primeras veces. Después, ya veremos. ;) Apertas!

      Jota.

Cuéntame, qué piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *