Aprende Fotografía: el objetivo de tu cámara.

Escrito por 4 Permalink

Aunque tu cámara es, en esencia, un dispositivo con un funcionamiento muy simple, hay una parte de ella que tiene una influencia enorme en el aspecto de las fotografías que haces; por eso vale la pena dedicarle una entrada en exclusiva. Sí, lo has adivinado (sé que el título ayuda), se trata del objetivo. ;-)

Qué es el objetivo y qué hace

El objetivo de tu cámara es básicamente un armazón (metálico, de plástico), que aloja en su interior una serie de lentes.

La razón de ser del objetivo es dirigir los rayos de luz desde el exterior al interior de tu cámara, haciéndolos coincidir sobre la superficie sensible a la luz. Cuando apuntas tu cámara hacia un lugar, el objetivo canaliza la luz que proviene de allí hacia su interior, permitiendo que el fotómetro mida su intensidad (lo que permite que la cámara estime cuánta luz debe dejar pasar cuando pulsas el botón). Además el objetivo tiene la misión de hacer que la imagen se registre nítidamente en el sensor (o en la película), lo que conocemos como “enfocar”.

La característica más importante de un objetivo es la distancia focal, es decir, la separación entre el centro óptico del sistema de lentes y la superficie donde hacen coincidir los rayos de luz que pasan a través de ese conjunto. Simplificando al máximo la definición podemos decir que la distancia (en milímetros) entre el centro óptico de las lentes y el sensor (o película) se llama “longitud focal”, o simplemente “focal”.

Algunos objetivos te permiten cambiar la focal girando su parte exterior a izquierda o derecha o pulsando un botón en el cuerpo de la cámara, se les conoce como “zoom”; otros objetivos tienen una longitud focal invariable, de ahí que se les llame “objetivos fijos”.

La influencia del objetivo en el aspecto de tus imágenes

La longitud focal de tu objetivo influye definitivamente en el aspecto de las fotografías que tomas:

  • una focal pequeña hace que los objetos ocupen un espacio menor en el encuadre, de manera que en la fotografía caben más cosas o una mayor extensión de terreno
  • a medida que aumentas la focal (por ejemplo “haciendo zoom”) el tamaño de la imagen de los objetos encuadrados aumenta, haciendo que cada vez ocupen más espacio en el encuadre

En definitiva, una longitud focal corta significa un mayor ángulo de visión y un menor tamaño de los objetos en tus fotografías, mientras que una focal larga aumenta el espacio ocupado por cada objeto en en encuadre, como consecuencia de un menor ángulo de visión.

Mira este ejemplo:

Ejemplo de diferente longitud focal.

Además:

  • las focales pequeñas (12, 17, 24, 28 mm…) hacen que la distancia entre los objetos fotografiados se exagere, dando la impresión de que hay más espacio entre ellos (fíjate en la separación aparente entre las muñecas y la barandilla del fondo en ambas imágenes)
  • las focales grandes (85, 100, 200, 300, 400 mm…) consiguen el efecto contrario, disminuyen progresivamente la distancia (aparente) entre los objetos, consiguiendo que parezca que están más cerca entre sí

Llamando a los objetivos por su nombre

Ya tienes toda la información necesaria para comprender el nombre de los objetivos… Además de un buen montón de siglas que dependen de la marca todos los objetivos emplean para “distinguirse” básicamente dos cosas (y por este orden): longitud focal (variable o no) y apertura máxima del diafragma (recuerda que hablamos sobre esta parte hace algunas semanas

). Lo mejor es verlo mediante ejemplos:

  • un objetivo 50 mm 1:1.2 tiene una longitud focal fija de 50 mm y puede abrirse hasta un máximo de f/1.2
  • un objetivo 24-70 mm 1:4 puede cambiar su focal entre 24 y 70 milímetros y su apertura máxima es f/4 en cualquier momento
  • un objetivo 18-55 mm 1:3.6-5.6 cubre longitudes focales entre 18 y 55 milímetros y su apertura máxima es f/3.6 cuando escoges la focal más corta (18 mm) y f/5.6 cuando seleccionas la focal más grande (55 mm)

En definitiva, para nombrar un objetivo primero se da su longitud focal (si se trata de un zoom serán dos números, los correspondientes a la menor y mayor que puede abarcar) y después se habla de la apertura máxima del diafragma, que puede ser constante en todo el rango focal (como en el caso del 24-70 1:4 que puede abrirse hasta f/4 tanto a 24 como a 70 mm) o depender de la longitud focal escogida en cada momento (por ejemplo en el 18-55 del que hablamos arriba su apertura máxima es f/3.6 a 18 mm y f/5.6 al hacer zoom hasta 55 mm).

¿Y qué pasa con el resto de “apellidos” que acompañan al nombre de los objetivos? Como te decía antes la mayoría se refieren a características del objetivo más específicas, y además la nomenclatura depende de cada marca (USM, ED, IF, DX, SWD, UMC…). Su importancia depende sobre todo del tipo de fotografía que quieres hacer y de si buscas características muy concretas. No obstante hay uno que puede interesarte por encima del resto: el que se refiere a la capacidad del objetivo para “corregir” los pequeños movimientos que transmites a la cámara al fotografiar, aunque intentes por todos los medios estar quieto; se le conoce como estabilización de imagen y si el objetivo (o en ocasiones la propia cámara) cuenta con esa prestación, te permite disparar a velocidades bajas sin que se note ese temblor (siempre que éste sea razonable). En Canon se designa IS y en Nikon VR, otras marcas tienen diferentes maneras de llamarlo.

El objetivo y la profundidad de campo

Recuerda que la extensión de escena enfocada depende principalmente de la apertura de diafragma que seleccionas a la hora de hacer la fotografía. De ahí que la apertura máxima permitida por el objetivo tenga una gran importancia para conseguir un determinado desenfoque en tus imágenes, además mayor apertura significa que puedes dejar pasar más luz sin necesidad de bajar la velocidad de obturación (por eso se usa el término “luminoso” para hablar de objetivos con un gran número f), lo que también se traduce en no tener que aumentar mucho la sensibilidad ISO.

Además la longitud focal de tu objetivo también determina la profundidad de campo: a mayor focal menor profundidad de campo (incluso con la misma apertura, como en las imágenes de ejemplo de esta entrada). De esa forma, un objetivo con un gran diafragma máximo combinado con una longitud focal larga te permite conseguir un mayor desenfoque en aquello que no quieres que salga nítido, como el fondo en los retratos.

Hasta aquí lo más importante, eso que deberías saber sí o sí sobre una de las partes más determinantes de tu cámara. Por cierto, aunque los objetivos zoom son realmente cómodos, quizás consiga convencerte para que pruebes uno fijo

¿Quieres aportar algo o te surge alguna duda? Los comentarios son todos tuyos. No dejes de compartir la entrada en tus redes si te ha gustado… Gracias!

¿QUIERES SEGUIR APRENDIENDO FOTOGRAFÍA?

Si te gusta la Fotografía, si quieres crecer como fotógrafo y compartir experiencias con otros apasionados únete a uno de mis cursos. Es tu oportunidad de profundizar en todos los pasos del proceso fotográfico: técnica, composición, edición y procesado de imágenes en tu ordenador. Todos los talleres incluyen el análisis de tus propias imágenes para que aprendas con y de ellas.

Convocatorias abiertas (envíame un correo para ampliar información o reservar tu plaza, son limitadas):

  • ALLARIZ, 22/04/2017: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto”.
  • ALLARIZ, 23/04/2017: Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía Una Historia”.
  • SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29/04/2017: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto”.
  • SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30/04/2017: Revelado Digital de Imágenes “Saca Brillo a tus Fotos con Lightroom”.
  • VALENCIA, 20/05/2017: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto”.
  • VALENCIA, 21/05/2017: Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía Una Historia”.
  • MADRID, 27/05/2017: Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto”.
  • MADRID, 28/05/2017: Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía Una Historia”.
  • OURENSE, 3 y 4/06/2017: “Fotografía la Ciudad”.
  • LONDRES, 9, 10 y 11/06/2017:  “Fotografía la Ciudad” (amplía información y reserva tu plaza aquí).
NO TE PIERDAS NADA!
Únete a los suscriptores del blog para estar al tanto de todos los contenidos y novedades. No te preocupes por el Spam, lo odio tanto como tú…



4 Comments
  • Santy
    Febrero 5, 2015

    Una duda, mi cámara Pentax K 30 tiene incorporado en el cuerpo el estabilizador de imagen. ¿ Sería necesario comprar objetivos con estabilizador o no ?

    • Jota Barros
      Febrero 5, 2015

      Hola Santy. En principio si el cuerpo tiene estabilizador no hace falta que el objetivo lo tenga (de hecho quizás hasta sea incompatible, pero no estoy seguro). Es la gran ventaja de que venga de serie con la cámara: no tienes que plantearte comprar objetivos que lo incorporen, siempre lo llevas en el cuerpo.

      Saludos. :)

      Jota.

  • Santy
    Febrero 5, 2015

    Gracias Jota.Un saludo.

Cuéntame, qué piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *