Imágenes subexpuestas, sobreexpuestas y correctamente expuestas.

Escrito por 2 Permalink

Seguimos avanzando en el aprendizaje que te ayudará a conseguir imágenes que sean el resultado de tus decisiones y no sólo de las de la cámara.

Antes de entrar de lleno en la parte más técnica… que no cunda el pánico, pronto verás que es sumamente fácil de entender, además de imprescindible ;-), es importante que sepas cómo pueden ser las fotografías dependiendo de la cantidad de luz que las crea.

Repasemos un poco: te contaba que cuando tu cámara hace una fotografía lo que en realidad está pasando es que, cuando pulsas el botón, ella deja pasar cierta cantidad de luz hacia su interior. Ese “paquete” de luz que acaba alcanzando el sensor tiene un tamaño que depende sólo de dos factores: la apertura del diafragma y el tiempo durante el que el obturador se mantiene abierto. Una apertura y un tiempo grandes dan como resultado un paquete de luz grande, una apertura y un tiempo pequeños se traducen en uno pequeño.

La pregunta es ¿cómo afecta esto a la apariencia de tus fotografías?

Cuando al sensor llega menos luz de la adecuada, se produce una imagen subexpuesta.

Fotografía subexpuesta de una manzana y una naranja.

Imagen subexpuesta.

Si sucede todo lo contrario, es decir, cuando la cantidad de luz que alcanza el sensor es excesiva, se obtiene una fotografía sobreexpuesta.

Imagen sobreexpuesta: una manzana y una naranja.

Imagen sobreexpuesta.

Es sencillo encontrar la diferencia entre ambas imágenes ¿verdad? En la primera el sensor recibió menos luz de la que necesitaba para crear una fotografía suficientemente clara, así resulta difícil saber qué hay en las zonas más oscuras. En la segunda la cantidad de luz que pasó hacia el interior de la cámara era más de la necesaria y tiene un aspecto lavado y con poco contraste, además, justo al contrario que en la primera fotografía, en ella lo complicado es apreciar detalles en las partes más iluminadas.

Pero si, como consecuencia de las decisiones de la cámara o del fotógrafo, la cantidad de luz que impacta en el sensor es exactamente la adecuada, se obtiene una fotografía correctamente expuesta como la siguiente:

Imagen correctamente expuesta.

Imagen correctamente expuesta.

Quizás este ejemplo te ayude a hacerte una idea del proceso: imagina que tu sensor es en realidad un vaso y que pretendes llenarlo con agua. Supón que para formar una imagen correctamente expuesta fuese necesario llenar el vaso por completo. En ese caso, si viertes menos agua de la que cabe en su interior conseguirás una imagen subexpuesta, y si sigues echando agua más allá de su capacidad hasta que esta se derrame habrás conseguido una imagen sobreexpuesta.

En un mundo ideal tu cámara siempre calcularía la cantidad adecuada de luz y por tanto los valores de apertura y tiempo de obturación adecuados, consiguiendo imágenes correctamente expuestas en cualquier situación. Pero lo cierto es que, aunque cada vez lo hacen mejor, a veces esto no sucede y en determinadas circunstancias puede confundirse o interpretar la escena de una manera distinta a la tuya. Por eso es tan importante entender cómo funciona el proceso y saber cómo podemos intervenir cuando el resultado no es el que esperábamos.

 

¿Te gusta el blog?Entonces quizás te apetezca recibir un aviso en tu correo electrónico cada vez que publique una entrada, para eso sólo tienes que anotar tu dirección en la casilla de la derecha. Y si quieres mantener el contacto a través de otros canales, me puedes localizar de todas estas maneras:

@rubixephoto en Twiter

jotaemebede en Pinterest

Jota Barros en Facebook (he habilitado la opción “Suscribirse” para que puedas estar al tanto de las publicaciones sin necesidad de estar conectados)

Y, claro, a través de mi correo: rubixephoto@gmail.com

¿QUIERES SEGUIR APRENDIENDO FOTOGRAFÍA?

Si te gusta la Fotografía, si quieres crecer como fotógrafo y compartir experiencias con otros apasionados únete a uno de mis cursos. Es tu oportunidad de profundizar en todos los pasos del proceso fotográfico: técnica, composición, edición y procesado de imágenes en tu ordenador. Todos los talleres incluyen el análisis de tus propias imágenes para que aprendas con y de ellas.

Convocatorias abiertas (envíame un correo para ampliar información o reservar tu plaza, son limitadas):

  • MADRID, 28/01/2017: 28º Taller de Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto” (ÚLTIMAS PLAZAS)
  • MADRID, 29/01/2017: 14º Taller de Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía, Una Historia” (ÚLTIMAS PLAZAS)
  • COMPOSTELA, 11/02/2017: 29º Taller de Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto” (ÚLTIMAS PLAZAS)
  • COMPOSTELA, 12/02/2017: 15º Taller de Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía, Una Historia” (ÚLTIMAS PLAZAS)
  • SEVILLA, 18/02/2017: 30º Taller de Iniciación a la Fotografía “Más Allá del Modo Auto” (PLAZAS DISPONIBLES)
  • SEVILLA, 19/02/2017: 16º Taller de Composición y Lenguaje Visual “Una Fotografía, Una Historia” (COMPLETO)
  • MADRID, 11 y 12/03/2017: 4º Taller “Fotografía la Ciudad” (PLAZAS DISPONIBLES). Precio especial hasta 11/02.
  • OPORTO, 25 y 26/03/2017: 5º Taller “Fotografía la Ciudad” (PLAZAS DISPONIBLES). Precio especial hasta 25/02.
NO TE PIERDAS NADA!
Únete a los suscriptores del blog para estar al tanto de todos los contenidos y novedades. No te preocupes por el Spam, lo odio tanto como tú…



2 Comments
  • trestrisqueles
    agosto 5, 2014

    Muy didactico, como siempre ;)

    • Jota
      agosto 6, 2014

      Eso intentamos! ^_^
      Gracias, un placer tenerte por aquí.

      Saludos.
      Jota.

Cuéntame, qué piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *